Posts tagged ‘la gaceta’

7 junio, 2018

“Día del periodista en la Argentina”

7 de junio de 2018 – Se celebra o se conmemora el “Día del periodista en la Argentina”

Nota de redacción

Amigo lector: Hoy recibo muchísimos saludos de reconocimiento y felicitaciones por la labor que cumplo, y me excuso, como siempre – no tengo título de periodista -.

Si, puedo aceptar el reconocimiento de quienes creen que hago esto de compartir más que informar con cierto grado de prolijidad y honestidad.

Surgen entonces espontáneamente algunas preguntas ¿sirve el periodista o sirve el periodismo?, ¿cumplo cabalmente mi tarea? ¿Se podría cumplir mejor si cada ciudadano nos usara más para expresarse? Seguramente se cumpliría mejor con acceso más fácil y menos costoso a información fidedigna.

La historia está sembrada de grandes ilustrados, entusiastas, conocidos, desconocidos, desaparecidos, asesinados, vilipendiados y endiosados.

Se podría ser ejemplar aceptando el sacrificio y sucumbiendo a la curiosidad y el amor a la verdad, ¿llegará el momento de esta prueba? *Vallan abajo algunos ejemplos

Por ahora se cómo los que no quiero ser.

Usted y el tiempo dirán que pude ser

Amigo lector: Gracias, por el reconocimiento que tal vez logre merecer.

A los periodistas que me lleguen a leer: Éxito en su profesión, felicidad en su vida y paz en su corazón por la tarea cumplida.

Ernesto García // Director

*Mariano Moreno

Creó la Gaceta de Buenos Aires, cuyo primer ejemplar salió el 7 de junio de 1810. Por eso, en esa fecha se celebra el Día del Periodista. Desde la aparición de su primer número, el 7 de junio de 1810 –en cuyo homenaje se celebra en nuestro país el Día del Periodista–, la Gaceta llevaba como frase de cabecera una cita de Tácito, cuya traducción es: “Tiempos de rara felicidad, aquellos en los cuales se puede sentir lo que se desea y es lícito decirlo”.

En la edición del 21 de junio de 1810, Moreno se refería, en el periódico de la Revolución, a la necesidad de respetar la libertad de escribir” … “Los pueblos correrán de error en error, y de preocupación en preocupación, y harán la desdicha de su existencia presente y sucesiva. No se adelantarán las artes, ni los conocimientos útiles, porque no teniendo libertad el pensamiento, se seguirán respetando los absurdos que han consagrado nuestros padres, y han autorizado el tiempo y la costumbre..”

“Seamos, una vez, menos partidarios de nuestras envejecidas opiniones; tengamos menos amor propio; dese acceso a la verdad y a la introducción de las luces y de la ilustración: no se reprima la inocente libertad de pensar en asuntos del interés universal; no creamos que con ella se atacará jamás impunemente al mérito y la virtud, porque hablando por sí mismos en su favor y teniendo siempre por árbitro imparcial al pueblo, se reducirán a polvo los escritos de los que, indignamente, osasen atacarles. La verdad, como la virtud, tienen en sí mismas su más incontestable apología”.

 

*Juan Manuel Belgrano

Su actividad periodística comenzó en el “Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiográfico del Río de la Plata”, cuyo primer número se publicó en abril de 1801, fundado y dirigido el abogado y escritor Francisco Antonio Cabello y Mesa. Belgrano  colaboraba junto a Juan   Castelli, Julián de Leiva, Domingo de Azcuénaga y otros. Duró un año esta publicación y se clausuró en 1802. En algunas de sus publicaciones definía: la libertad de prensa es necesaria para evitar la tiranía, para moderar la arbitrariedad y los abusos, para garantizar la libertad civil, las instituciones públicas y para mejorar el gobierno de la Nación. En su visión, la prensa tenía dos funciones: educativa y política. Y su libertad, tres excepciones (entendibles para la época): el dogma religioso, las injurias y la obscenidad.

 

*Juan B. Justo

La Vanguardia. Emblemático órgano de difusión del ideario socialista, apareció el 7 de abril de 1894, bajo la inspiración de Augusto Kühn, Esteban Jiménez y Juan B. Justo, su primer director, quien vendió su auto para juntar los fondos necesarios para su edición. El periódico, que se definía como “socialista científico defensor de la clase trabajadora”, se convirtió, dos años más tarde, en la prensa oficial del Partido Socialista.

A %d blogueros les gusta esto: